Viajero Casual te recomienda un viaje a Amsterdam

TOMAR UN CRUCERO POR EL CANAL

ÂżQuieres ver Ámsterdam de una manera nueva? Toma un crucero por el canal. La experiencia es similar a tomar un autobĂșs turĂ­stico tradicional, pero la perspectiva es muy diferente a la de la calle. Los cruceros pueden cubrir distancias mucho mĂĄs fĂĄcilmente, asĂ­ que puedes hacer un viaje de una hora de duraciĂłn y ver lo mĂĄs destacado de todo el cinturĂłn del canal central.

Hay una gran variedad de cruceros que parten de las cercanĂ­as de la estaciĂłn central, que van desde los paseos a pie hasta un tour formal con audioguĂ­as. Es una buena forma de orientarse con la ciudad, y cerca de los puntos de referencia que tal vez sĂłlo veas a la distancia o quieras explorar mĂĄs adelante en tu viaje.

Fuente: www.viajerocasual.com

COMPRA EN LAS NUEVE CALLES

Hola, filas e hileras de lindas tiendas, boutiques, cafés y tiendas de regalos. Las «nueve calles» (de 9 straatjes) es el nombre que se da a las carreteras que cruzan tres grandes canales en el extremo suroeste del anillo de canales principales de Ámsterdam, que son a la vez pintorescas y albergan muchas tiendas que venden artículos de diseño y hechos a mano.

Desde ropa hasta chispas de chocolate artesanal (mås adelante en «hagelslag»), es una zona muy bonita para pasear y recoger algunos recuerdos no turísticos para tus seres queridos (y para ti mismo, por supuesto).

VER LA CASA DE ANNE FRANK

Uno de los lugares mås famosos de Ámsterdam es la casa donde Ana Frank, su familia y amigos de la familia se escondieron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la ciudad estaba bajo la ocupación de los nazis. La casa (que originalmente era un almacén y un edificio de oficinas) ha sufrido algunas renovaciones para acomodar a los visitantes, pero las habitaciones han sido restauradas a su estado anterior y dejadas vacías como símbolo de todo lo que se perdió en la guerra. Es un lugar conmovedor para caminar, especialmente si has leído su diario.

La Casa de Ana Frank ofrece sesiones introductorias de 30 minutos que pueden reservarse ademĂĄs del billete de visita estĂĄndar, que cuestan un poco mĂĄs, pero que ayudan a comprender el contexto de la guerra, la historia de los Frank y lo que les ocurriĂł a las personas que ayudaron a ocultarlos.

La casa en sĂ­ es diminuta (el anexo donde se escondieron las familias es aĂșn mĂĄs pequeño), por lo que el nĂșmero de personas admitidas diariamente es limitado. A la llegada se proporciona una audioguĂ­a que permite caminar a su propio ritmo sin guĂ­a, e imaginar lo que debe haber sido esconderse en un espacio tan reducido con suelos chirriantes mientras los olvidados trabajadores del almacĂ©n realizaban sus tareas abajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *